El mejor economista, el Papa

Posted: viernes, 28 de noviembre de 2008 by Alexander Cañón in Etiquetas: , ,
0


No lo digo yo, sino nada menos que el Financial Times en su portada de hoy: Shortsighted: how economists (but the Pope) failed to predict the catastrophe . En este artículo, muestra como los mejores economistas del mundo fueron incapaces de predecir el cataclismo financiero que hoy vivimos. Sólo un experto supo anticiparlo, como ha recordado el ministro italiano de Hacienda: el entonces cardenal Joseph Ratzinger.

En una conferencia dictada en 1985, titulada “Economía de Mercado y Ética”, el cardenal Ratzinger exponía cómo todo sistema económico depende en última instancia, no de leyes inmutables, sino de la libertad de acción de las personas que interactúan en él. Y por ello, concluía que Se hace evidente en la historia de la economía que la conformación de los sistemas económicos y su vinculación con el bien común depende de una cierta disciplina ética que a su vez sólo puede emerger y obtener su aliento vital de las fuerzas religiosas. A la inversa, también comienza a evidenciarse que la declinación de tal disciplina puede provocar el colapso de las fuerzas del mercado.

Hoy sabemos que el actual Papa tenía razón: la economía financiera mundial se ha colapsado precisamente porque muchos financieros de todo el mundo han abandonado los códigos tradicionales de conducta de la banca para incurrir en fraudes masivos y riesgos temerarios. La cuestión que se plantea es ¿por qué pudo acertar alguien que reconocía no poseer el criterio económico necesario con un diagnóstico que escapó a los más brillantes economistas del mundo?

La explicación es sencilla: porque abandonó explícitamente las recetas laicistas. Frente a las doctrinas de quienes, desde la política o la economía, reivindican e incluso imponen manu militari la separación entre los decisiones económicas y la moral religiosa, Ratzinger nos recordaba que el hombre es un ser libre y moral. Sólo desde la integración armónica de religión y técnica económica es posible construir un sistema económico ordenado y justo. No es el primero que lo hace. Muchos de los grandes economistas, desde los pioneros de la Escuela de Salamanca al reciente premio Nobel Amartya Sen, pasando por Adam Smith y la Escuela Austríaca de Mises, Hayek y Rothbard, han estudiado la economía como una aplicación particular de la libertad humana y, por lo tanto, de la moral.

No quiero añadir más, sino que recomiendo la lectura del artículo de Benedicto XVI para entender los peligros que el laicismo, tanto en su vertiente capitalista impersonal como socialista, tiene para el buen funcionamiento de la economía y el bienestar de los más pobres. Sólo concluir esta entrada con las mismas palabras que acaba el artículo del Financial Times:

If only society had listened to the younger Cardinal Ratzinger more than 20 years ago – before, of course, it was reasonable to forecast he would be the next Pope.

(Si tan sólo la sociedad hubiese escuchado al joven Cardenal Ratzinger hace más de 20 años - antes, por supuesto, de que fuese razonable predecir que sería el siguiente Papa)

0 comentarios: